Vemos que la taxonomiacute;a aristoteacute;lica, al permanecer sustentada en comparaciones anaacute;logo-funcionales, pasa por alto la vida sobre viacute;nculos estructurales desplazandolo hacia el pelo de ascendencia dentro de los organismos, al momento sobre hacer imposible un estudio geneacute;rico sobre ellos.

Vemos que la taxonomiacute;a aristoteacute;lica, al permanecer sustentada en comparaciones anaacute;logo-funcionales, pasa por alto la vida sobre viacute;nculos estructurales desplazandolo hacia el pelo de ascendencia dentro de los organismos, al momento sobre hacer imposible un estudio geneacute;rico sobre ellos.

Esos viacute;nculos que nunca soacute;lo existen, sino que constituyen los fenoacute;menos bioloacute;gicos que maacute;s fuertemente sugieren la vida de la comunidad sobre comienzo asi­ como descendencia entre las seres vivos (ver seccioacute;n sub siguiente), bien pudieron encontrarse sido advertidos por Aristoacute;teles en razoacute;n de la profundidad sobre su zoologiacute;a. Por ello, concluimos que el operar taxonoacute;mico sobre Aristoacute;teles expresa, y al igual lapso contribuye, a la imposibilidad de que el filoacute;sofo asi­ como sus seguidores piensen la urgencia de la concepcioacute;n evolutiva de el motivo sobre los seres vivos.

La no inclusividad del ordenamiento resulta una primera discrepancia que destaca dentro de la taxonomiacute;a aristoteacute;lica asi­ como la clasificacioacute;n bioloacute;gica moderna.

El metodo natural o la inversioacute;n del aristotelismo

El ordenamiento sobre la diferencia bioloacute;gica en una organizacion ramificada de conjuntos inclusivos Se Muestra aproximadamente 20 siglos despueacute;s de Aristoacute;teles, cuando Carl Linneacute; (1758) propone su quot;Systema Naturaequot; (Sistema Natural). Esta clase sobre clasificacioacute;n es adoptado raacute;pidamente por los naturalistas de fines del siglo XVIII, quienes advierten que su progreso precisa sobre la aplicacioacute;n de un nuevo parecer sobre comparacioacute;n, el cual dispone de igual que base las semejanzas bien nunca funcionales, sino estructurales, que presentan los organismos. Este discernimiento establece que: principal, la clasificacioacute;n se sustenta en la comparacioacute;n de estas propias estructuras y no ha transpirado no de la funcioacute;n sobre eacute;stas; segundo, la comparacioacute;n debe hacerse dentro de estructuras que sean las mismas (lo que hoy diacute;a llamamos estructuras homoacute;logas), desplazandolo hacia el pelo por tanto las conjuntos se distinguen por la posesioacute;n sobre estructuras usuales; y no ha transpirado tercero, el parecer para establecer que dos estructuras son la misma fitness singles aplicaciГіn gratuita (homoacute;logas) tambieacute;n seri­a de caraacute;cter estructural. Es ejemplar a este respecto el parecer anatoacute;mico de homologiacute;a desarrollado por Geofroy Saint Hillaire, el que se basa en la constancia de estas quot;conexionesquot; dentro de las oacute;rganos, lo cual seri­a, la persistencia del manera en que las estructuras anatoacute;micas en las dispares organismos se disponen asi­ como relacionan entre siacute;. Seguacute;n este parecer, dos oacute;rganos son homoacute;logos cuando se les haya en dispares organismos ocupando la misma posicioacute;n relativa en el concierto orgaacute;nico. La importancia taxonoacute;mica sobre la ubicacioacute;n relativa de un oacute;rgano se justifica porque, seguacute;n Saint Hilaire, quot;un oacute;rgano puede anteriormente estar alterado, atrofiado o desaparecido, que puesto en otro lugarquot; (Saint Hilaire 1806, traducido del franceacute;s por los autores). Georges Cuvier, otro sobre los fundadores sobre la anatomiacute;a comparada, al explicar en queacute; consiste su meacute;todo, que para eacute;l seri­a el operar que posibilita destapar las condiciones sobre existencia (i.e., causa final) sobre los entes naturales, escribe que quot;Este radica en observar sucesivamente el identico cuerpo humano en las diversos posiciones a donde la natura lo ubica, o en comparar dentro de siacute; las distintas cuerpos, hasta admitir conexiones constantes entre las estructuras y los fenoacute;menos que ellas manifiestanquot; (Cuvier 1836, traducido del franceacute;s por los autores).

Hacia el primer tercio del siglo XIX las estudiosos de la embriologiacute;a comparada establecen un nuevo y no ha transpirado poderoso criterio estructural para la distincioacute;n de las homologiacute;as, con la adopcioacute;n del cual el aparato Natural alcanza toda su intensidad igual que modo ordenador de la diferencia bioloacute;gica. En otras palabras, llega a constituir lo que actualmente diacute;a es: un insustituible ambito de relato operacional para establecer el dominio de validez sobre una afirmacioacute;n bioloacute;gica particular. Seguacute;n este juicio, se consideran homoacute;logas aquellas estructuras que posean un comienzo embrionario comuacute;n, auacute;n cuando ellas satisfagan dispares propoacute;sitos o funciones. El valor embrioloacute;gico de homologiacute;a es comuacute;nmente atribuido a Richard Owen quien lo introduce en 1843 Con El Fin De diferenciar lo que a su pleito son las similitudes maacute;s fundamentales dentro de los organismos. Sin embargo, la praacute;ctica sobre cotejar el crecimiento sobre las organismos de establecer distinciones homoloacute;gicas es precedente a este autor, desplazandolo hacia el pelo posee su ascendencia en las observaciones de Karl Ernst von Baer quien en 1828 establece que los caracteres comunes que definen a un taxoacute;n de mi?s grande (es hablar de, las homologiacute;as que constituyen ese taxoacute;n) aparecen maacute;s tempranamente en el desarrollo embrionario de las miembros que los caracteres que definen a las categoriacute;as taxonoacute;micas menores que constan adentro sobre ese taxoacute;n (sobre Beer 1971). En quot;El nacimiento de las especiesquot;, Darwin parafrasea a Von Baer para anotar: quot;Los embriones sobre mamiacute;feros, aves, lagartos desplazandolo hacia el pelo serpientes, seguramente tambieacute;n de quelonios, son en las estadiacute;os tempranos extremadamente similares unos con otros, tanto en su totalidad igual que en el estilo en que se desarrollan las zonas; tanto seri­a asiacute;, que de hecho nosotros podri­amos generalmente distinguir aquellos embriones soacute;lo por su tamantilde;oquot; (Darwin 1872, traducido del ingleacute;s por los autores).

FALE CONOSCO





    ONDE NOS ENCONTRAR?
    Uberlândia
    MG
    Funcionamento
    *24 Horas
    com hora marcada

    AGENDE SEU HORÁRIO